Sufriendo también vale

16.11.2019

El ILUNION ha conseguido volver de Bilbao con victoria en el partido más importante y complicado en lo que llevamos de temporada. Tras las primera cuatro victorias, el partido de este sábado contra Bidaideak era el más esperado del fin de semana, porque ambos equipos llegaban en muy buena forma. 

Solo con ver el primer cuarto ya se presuponía que no iba a ser un partido nada sencillo. Los locales comenzaron arropados por su público y consiguieron apuntarse los primeros 10 minutos con un 21-14 gracias a una gran eficacia en tiros de campo. Por suerto, en el segundo cuarto la cosa cambió un poco y ese parcial se lo apuntó el equipo madrileño con un 20-25 que dejó la ventaja en solo dos puntos a favor de los locales con medio partido por disputarse. En el baloncesto, como en casi cualquier deporte, las rachas son fudamentales, y de eso el ILUNION sabe mucho. De inicio un parcial de 0-11 a favor nuestro nos dio la primera ventaja estable de un partido que había estado muy complicado desde el minuto 1, pero que poco a poco se estaba estabilizando. 

Mucho estaba teniendo que ver con ese Bywater, que si bien no empezó el partido muy entonado consiguió ser fundamental en ese tramo en el que el equipo logró la ventaja. Pero el encuentro no estaba acabado ni mucho menos, y Bidaideak decidió tirar de casta y orgullo para pelear el partido hasta el final, de hecho en el último minuto los bilbainos tuvieron un triple que se salió de dentro y hubiese apretado mucho el sprint final, pero el encuentro concluyó 80-86.

Los mejores del partido fueorn Asier Garcia Pereiro y Terry Bywater, los jugadores a los que los puntos se les cayeron del bolsillo: 29 el primero, 37 el segundo. El papel de ambos fue fundamental para que el partido llegase igualado al final, pero el apoyo que tuvo Terry en Vicky Pérez, Bill Latham y Diallo fue diferencial. El ILUNION consigue así la quinta victoria de la temporada y sigue en lo más alto de la clasificación junto a BSR Amiab Albacete